Space Perspective, ‘startup’ estadounidense de vuelos espaciales de lujo, presentó este miércoles el diseño de su cápsula Spaceship Neptune, que permitirá trasladar turistas a una altura de más de 30 kilómetros sin emisiones de carbono. Actualmente, la cápsula, aún pendiente de patente, se está fabricando en un recinto ubicado cerca del centro de operaciones de la empresa, en el Centro Espacial John F. Kennedy de la NASA, en Florida.

Según explicó la compañía en un comunicado, su nave espacial consiste en una cápsula esférica con capacidad para ocho personas que se impulsa a la estratosfera de nuestro planeta mediante un globo espacial de alto rendimiento, SpaceBalloon, sin utilizar combustible para cohetes. Además, la nave dispone de un cono de seguridad que deberá garantizar un aterrizaje en el océano suave y seguro.

“Siglos de funcionamiento y desarrollo de globos y paracaídas demuestran que volar siempre con un globo desde el lanzamiento hasta el aterrizaje, con los paracaídas tradicionales como sistema de reserva, es, con mucho, la solución más sencilla, segura y robusta. Nuestro sistema de vuelo patentado significa que la cápsula y el SpaceBalloon permanecen siempre conectados, y las condiciones de despegue y aterrizaje están siempre bajo nuestro control”, manifestó Taber MacCallum, fundador, codirector general y director técnico de Space Perspective.

Por su parte, la cápsula cuenta con un sistema de control térmico y ventanas con revestimiento reflectante en la sección central, similar a la del casco de un astronauta, que “limitarán la ganancia solar y mantendrán el interior del Space Lounge cómodo y fresco”, indicó la compañía. Previamente, reveló que intentó crear “un interior acogedor con cómodos sillones, iluminación ambiental e incluso plantas y hierbas como la lavanda, la albahaca y el romero, que pueden utilizarse para preparar la comida y la bebida” a bordo.