El ojo humano abarca un rango limitado de longitudes de onda y los telescopios solo pueden registrar emisiones en una determinada región del espectro electromagnético. Sin embargo, las más modernas tecnologías de procesamiento de imágenes permiten combinarlas para apreciar la sobrecogedora complejidad y belleza del universo. Expertos de la NASA han combinado imágenes de varios objetos espaciales captados en luz visible, infrarrojos o rayos X logrando un resultado deslumbrante. Como las diferentes longitudes de onda de la luz tienen diferentes energías, ello permite a los astrónomos comprender mejor la dinámica energética de estas llamativas formaciones cósmicas.

La aportación del ‘Telescopio Espacial Chandra’ ha sido clave en los cinco ejemplos seleccionados esta semana para su publicación. El equipo que procesa los datos del Observatorio de rayos X Chandra se halla detrás de esta extraordinaria ‘constelación’ de fotografías, reportó RT.