El pasado 11 de marzo, el equipo de Webb adquirió la etapa de alineación conocida como “calibración fina”. Se trata de la puesta en marcha del elemento del telescopio óptico de Webb, donde cada parámetro ha sido revisado y puesto a prueba.

Con la culminación de la etapa de calibración fina en la alineación del telescopio, el equipo ha logrado alinear completamente el principal generador de imágenes de Webb, la Cámara para el infrarrojo cercano con los espejos del observatorio. Aunque el propósito de esta imagen era enfocarse en la estrella brillante del centro para evaluar la alineación del telescopio, los sistemas ópticos de Webb y NIRCam son tan sensibles que se pueden ver las galaxias y estrellas que hay en el fondo, informó el portal ‘Meteored’.