Investigadores del Face Lab de la Universidad John Moores de Liverpool (Reino Unido) lograron reconstruir el rostro de un abad benedictino medieval cuyos restos fueron hallados en diciembre del 2017 durante unas excavaciones en la catedral de ‘San Albano’, en la localidad de Wheathampstead, comunicó recientemente la institución religiosa.

A partir de su cráneo bien conservado y basándose en detalles biográficos, los científicos crearon una reconstrucción en 3D del rostro del abad John, quien fue una poderosa figura en la iglesia en el siglo XV y era conocido por su tez rojiza. “Tiene un aspecto travieso, pero también parece un hombre con el que no hay que jugar, como corresponde a uno de los líderes eclesiásticos más poderosos de su época”, afirmó Jeffrey John, jefe del cabildo de la catedral de San Albano.

El profesor James Clark, historiador medieval de la Universidad de Exeter, describió el rostro del abad como “una cara genial, que sugiere un carácter amable, incluso cálido y atractivo, con un aire familiar. Podría ser un amigo un vecino de muchos años”.

“Tiene un rostro muy característico. Parece que vivió una buena vida”, apuntó por su parte a ‘The Guardian’ la directora de Face Lab, Caroline Wilkinson, explicando que cuanta más información tengan los especialistas, “mejor será la reconstrucción”. “Buscamos la imagen más probable, y eso significa trabajar con toda la información que tenemos para que sea una estimación lo más precisa posible. No es una ciencia exacta”, concluyó Wilkinson.