Durante la audiencia de la semana pasada, del Subcomité de Inteligencia sobre Contraterrorismo, Contrainteligencia y Contraproliferación de la Cámara de Representantes sobre los Fenómenos Aéreos Anómalos (UAP por sus siglas en inglés), el alto funcionario de inteligencia del Pentágono, Ronald Moultrie, y el subdirector de Inteligencia Naval, Scott W. Bray, dijeron que la cantidad de eventos examinados había aumentado de 144 a 400.

A lo que el Representante Andre Carson, hizo eco de las preocupaciones de la Oficina Naval de Inteligencia acerca de que los OVNIS son un “potencial para la seguridad nacional”. amenaza” para los EE. UU. “y deben ser tratados de esa manera”.

Como antecedentes de la audiencia, el Pentágono se vió obligado a crear un Grupo de trabajo de investigación de UAPs, después de que varios misteriosos encuentros cercanos con pilotos militares de los EE. UU. fueran capturados en video.

Algunos de estos eventos fueron publicados por The New York Times y transmitidos por “60 Minutos” de la cadena CBS, donde los pilotos entrevistados aseguraron que no estaban seguros si su origen era terrestre o extraterrestre. Entonces, el Senador Marco Rubio declaró: “No creo que podamos permitir que el estigma [de los ovnis] nos impida tener una respuesta a una pregunta muy fundamental… Quiero que nos lo tomemos en serio y tener un proceso para tomarlos en serio”.

La preocupación del Sr. Rubio muy probablemente surge del hecho de que muchos de los incidentes bajo revisión ocurrieron en un espacio aéreo restringido cerca de instalaciones militares o en medio de ejercicios aéreos y navales. Esto plantea serias dudas sobre la intención de los fenómenos, o lo que sea que los controle. Por todas estas razones y más, creo que los UAP son una amenaza para la seguridad nacional de los Estados Unidos.