La nave espacial Observatorio Geofísico Orbital 1, u OGO-1, fue lanzado en 1964 para estudiar el entorno magnético de la Tierra y cómo nuestro planeta interactúa con el Sol. La misión funcionó hasta 1969, y desde 1971, cuando el aparto fue oficialmente dado de baja, ha estado moviéndose silenciosamente alrededor de la Tierra en una órbita altamente elíptica de dos días. Ahora su vida ha llegado a su fin y se espera que la nave se queme en la atmósfera de nuestro planeta este fin de semana.

 

 

“Las estimaciones actuales indican que el OGO-1 entró en la atmósfera de la Tierra el sábado 29 de agosto de 2020 aproximadamente a las 21:10 GMT sobre el Pacífico Sur, aproximadamente a medio camino entre Tahití y las islas Cook”, precisó la ‘NASA’. “La nave espacial se descompondrá en la atmósfera y no representa una amenaza para nuestro planeta, ni para nadie en él, y este es un suceso operativo final normal para las naves espaciales retiradas”, agregó.