Tras el primer eclipse solar del año, que pudo verse el 30 de abril, los aficionados a la astronomía podrán disfrutar la noche del 15 al 16 de mayo de un eclipse lunar total conocido como ‘luna de sangre’ o ‘luna de flores’ por su color carmesí. El fenómeno será visible desde la mayor parte de América y la Antártida, así como desde el oeste de Europa y África y el este del Pacífico. En Nueva Zelanda, Europa oriental y Oriente Medio, los observadores del cielo disfrutarán de un eclipse penumbral, durante el cual solo el borde de la sombra de la Tierra cae sobre la Luna, informa el portal Space.com.

El eclipse parcial comenzará a las 02:28 GMT del 16 de mayo, y el eclipse total se producirá a partir de las 03:29 GMT, alcanzando su máximo a las 04:11 GMT, de acuerdo con los datos de TimeandDate.com. El evento astronómico concluirá a las 05:55 GMT. Mientras, el eclipse penumbral comenzará aproximadamente una hora antes que el eclipse parcial y terminará una hora después.

A diferencia de los eclipses solares, que requieren unas gafas especiales para observarlos, los eclipses lunares totales puede mirarlos directamente cualquier persona que se encuentre en el lado nocturno de la Tierra, siempre que el cielo esté despejado.