Bulawayo, la segunda mayor ciudad de Zimbabue, está considerando reciclar el agua de una presa contaminada con aguas residuales para abastecer a sus 650.000 residentes, informa la agencia ‘Bloomberg’.

Con esa posible decisión, las autoridades locales se propondrían suplir la escasez del líquido provocada por la sequía, que hasta ahora ha sido combatida limitando la dotación a los grifos a una vez a la semana. Tres de sus seis embalses se encuentran en desuso porque los niveles de agua son demasiados bajos y los otros no llegan al 25 %. De acuerdo con Sikhumbuzo Ncube, subdirector de servicios de ingeniería de la ciudad, el objetivo es aprovechar el agua de la presa de Khami, en las afueras de Bulawayo, que cuenta con un nivel de agua aceptable, pero que recibe escorrentía de granjas y fábricas.

Si bien la purificación de esas aguas es posible, Zimbabue no tiene un buen historial en el suministro de agua potable y la que tiene disponible es de mala calidad, subraya el medio. “El Consejo está fallando en la purificación del agua de las presas. ¿Cómo pueden reclamar la purificación de las aguas residuales?”, afirma Emmanuel Ndlovu, coordinador de la Asociación de Residentes Progresistas de Bulawayo. La propuesta fue remitida por la dirección citadina de servicios de ingeniería al departamento de relaciones públicas de la urbe, y de momento no se ha anunciado ninguna decisión. Bloomberg se comunicó por correo electrónico con un portavoz de esa cartera, pero su solicitud no ha sido respondida.