Más de la mitad de la población joven en México padece ‘ojo seco’, una enfermedad entre cuyas causas se encuentra el uso prolongado a pantallas de dispositivos electrónicos. De acuerdo con un estudio de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), 63,8 % de los jóvenes mexicanos padecen ojo seco. A nivel mundial, la prevalencia de esta afección ocular es de hasta 70 % en jóvenes y adultos.

Las posibles causas son: permanecer periodos prolongados frente a un monitor o pantallas de dispositivos móviles, el uso excesivo de aire acondicionado, así como el maquillaje en pestañas y su higiene inadecuada, lo que origina la proliferación de ácaros. La ausencia de lágrimas dificulta la humectación de los ojos y esto, a su vez, impide la eliminación de partículas extrañas. Padecer ojo seco daña la córnea, la conjuntiva, los folículos pilosos de las pestañas y el movimiento de los párpados. De no atenderse, puede ocasionar incomodidad constante, carnosidades y opacidad en ese órgano.

El ojo seco se genera en la superficie de la córnea, lo que ocasiona la pérdida de sensibilidad y permite que surjan problemas de visión. Por ello, Óscar Antonio Ramos Montes, académico de la Facultad de Estudios Superiores Iztacala de la UNAM, recomienda utilizar los dispositivos electrónicos a más de 40 centímetros de distancia de los ojos, en sitios iluminados y con buena ventilación.

“Todos estamos propensos a padecer ojo seco, por lo que debemos estar atentos a síntomas como inflamación, sensación de arenilla y párpados pesados, pues la lubricación insuficiente de ese órgano podría generar una lesión crónica que forme alguna pigmentación sobre la superficie ocular, o condiciones de opacidad de la córnea, relacionadas con una disminución de la visión”, dijo el especialista a la revista de la ‘UNAM’.

El experto también recomienda tomar periodos de 20 minutos de descanso tras una hora de uso, observar hacia un punto en la lejanía, parpadear constantemente y estar al pendiente de molestias oculares como comezón, visión borrosa y lagañas.