El telescopio Espacial más poderoso jamás creado, el James Webb, muy pronto podría descubrir vida extraterrestre y mucho más cerca de lo esperado. Ya que recientemente, la NASA afirmó, el James Webb comenzará a observar los distintos planetas del sistema solar Trappist-1, en busca de señales de vida extraterrestre.

“Es un lugar ideal para buscar rastros de vida fuera del sistema solar”, aseguró Olivia Lim, de la Universidad de Montreal. Dado que Trappist-1 es una estrella pequeña y fría, su zona habitable está más cerca que en nuestro sistema solar, pero los astrónomos creen que al menos tres de sus mundos, son potencialmente habitables. El James Webb podría descubrir una atmósfera alrededor de los planetas de Trappist-1, la cual puede ser rica en nitrógeno y oxígeno, como lo es en la Tierra, o similar a la sopa tóxica de dióxido de carbono y ácido sulfúrico de Venus. O podría ser una combinación que los científicos nunca antes habían visto.

Pero el telescopio puede resultar lo suficientemente potente como para determinar los componentes específicos de las atmósferas de los exoplanetas porque cada tipo de partícula absorbe un rango diferente de longitudes de onda de luz.