La corporación aeroespacial rusa Energuia y la compañía estadounidense Space Adventures Inc firmaron este jueves un contrato para llevar a dos turistas a la Estación Espacial Internacional en 2023. Los participantes de esta “corta expedición” viajarán al segmento ruso de la Estación Espacial Internacional (EEI) y se prevé que uno de los turistas tenga la oportunidad de salir al espacio exterior acompañado por un cosmonauta profesional de la estación.

El exastronauta de la NASA, Jeffrey Hoffman, explicó en una entrevista con ‘RIA Novosti’, que el procedimiento para que los turistas completen una caminata espacial será sencillo y no requeriría de ningún tipo de preparación especial. “No me imagino que vayan a vestir a un turista con un traje espacial y a ponerle una tarea importante. Sencillamente, los dejarán salir, les darán la oportunidad de pasar el rato allí por un tiempo y luego los devolverán a la estación”, expresó Hoffman.

Según el exastronauta, una caminata espacial no requiere de la misma cantidad de entrenamiento que reciben los tripulantes de la EEI. “La mayor parte del tiempo de preparación de los astronautas va destinado a aprender cómo hacer un trabajo útil. En el caso de los turistas, supongo que no les pedirán que salgan y se dediquen a reemplazar las baterías de la EEI, por lo que no necesitarán tanto tiempo como los astronautas reales”, indicó.