Al estudiar la composición de unas estalagmitas en Irán, un equipo de investigadores liderado por Stacy Carolin, de la Universidad de Oxford (Reino Unido), sugirió que un evento climático a gran escala podría haber causado la caída del Imperio acadio hace unos 4.200 años. Asimismo, este mismo fenómeno pudo ser el responsable de importantes cambios sociales ocurridas en las civilizaciones de Egipto y del Valle del Indo en la misma época, señala su estudio, publicado en la revista ‘PNAS’.

El Imperio acadio fue un gran reino ubicado en Mesopotamia, y las causas de su caída alrededor del año 2.154 antes de nuestra era todavía siguen siendo objeto de discusión. Según recoge el portal ‘IFLScience’, el equipo de Carolin halló una pista en la composición de una estalagmita formada entre hace 5.200 y 3.700 años encontrada en la cueva iraní de Gol-e Zard.

En concreto, los científicos detectaron allí unos brotes bruscos de la cantidad de magnesio en relación con el calcio de hace entre 4.510 y 4.260 años que coincidían con un crecimiento más lento y cambios en los isótopos de oxígeno de la piedra. El equipo planteó que este cambio en la composición química de la estalagmita se debe a la misma razón que llevó a la caída del Imperio acadio: la llegada de unas condiciones climáticas más secas en la región acompañadas de numerosas tormentas de polvo.

Según el portal, los sedimentos del mar Rojo y el golfo de Omán ya apuntaron a un periodo de sequía en la zona alrededor de esa época, pero esos datos no fueron suficientes para vincularlos con la caída del imperio.