Entre los días 27 y 28 de abril Venus alcanzará su punto de mayor brillo del año, llegando a estar iluminado en un 27 %, lo que significa será posible observarlo sin accesorios especiales, informa ‘Live Science’. El planeta, que en estos momentos es el segundo objeto celeste más brillante después de la Luna, eclipsará a Júpiter y también a Sirio, la estrella más brillante de todo el cielo nocturno vista desde la Tierra.

A lo largo de esta semana, el brillo de Venus, conocido como ‘la estrella de la tarde’, empezará a atenuarse lentamente, desapareciendo a primeros de mayo. Venus se encuentra más cerca del Sol que de la Tierra y refleja mucha luz solar. Cuando está en la parte opuesta al Sol, no puede verse, pero cuando se acerca a la Tierra, se vuelve más y más brillante.