Walmart, la mayor cadena minorista de EE.UU., ha anunciado este viernes que suspenderá la venta de cigarrillos electrónicos una vez que se termine el inventario actual. La medida se aplicará en más de 5.000 tiendas y en los establecimientos aliados de Sam’s Clubs de todo el país, informa ‘AP’.

Según la empresa, la decisión responde a la “creciente complejidad de las regulaciones federales, estatales y locales” con respecto a los productos de vaporización. Últimamente, las autoridades estadounidenses han impulsado la prohibición de este tipo de dispositivos a raíz del brote de una misteriosa enfermedad relacionada con el vapeo que ya ha cobrado la vida de ocho personas.

Las cifras anunciadas esta semana por los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE.UU. revelaron que el número de pacientes con enfermedades pulmonares asociadas a esta práctica ha aumentado a 530 casos. Mientras tanto, se investigan más de 150 productos y sustancias, así como su cadena de suministro, para tratar de identificar las causas del brote.

Por ahora, se han recolectado muestras de productos de vapeo para analizar rastros de nicotina, cannabinoides, opioides, pesticidas, venenos, toxinas y otras sustancias potencialmente peligrosas. La acción de Walmart sigue a las prohibiciones de ventas aprobadas en Nueva York y Michigan. Estos productos son especialmente atractivos para los jóvenes, por lo que estos son los principales afectados. Además, el Gobierno estadounidense anunció planes para eliminar de las tiendas todos los cigarrillos electrónicos de sabores.

Según los expertos de la industria, la suspensión ocasionará un mínimo impacto en Walmart, pues los cigarrillos electrónicos representan una pequeña parte del negocio de la nicotina de la cadena, que también incluye cigarrillos tradicionales, tabaco sin humo y goma de mascar de nicotina.