Wikileaks ha publicado este viernes documentos clasificados del denominado proyecto ‘Athena’, un programa espía supuestamente desarrollado por la CIA y que es capaz de controlar el sistema operativo de Microsoft Windows. Según informa el portal de Julian Assange, el malware es capaz de controlar todo el sistema informático, incluyendo la configuración y el manejo de tareas, para descargar o cargar archivos desde o hacia un directorio específico.

El malware, según la documentación proporcionada por Wikileaks, fue desarrollado por la CIA en colaboración con Siege Technologies, una empresa que se define a sí misma como de seguridad cibernética, con sede en New Hampshire (EE.UU.). En su página web, Siege Technologies asegura que la compañía “se centra en impulsar tecnologías y metodologías de guerras cibernéticas ofensivas” para “desarrollar soluciones de seguridad” destinadas a “gobiernos y mercados de seguros”, entre otros.

En uno de los correos filtrados, Jason Syversen, fundador de Siege Technologies asegura: “Me siento muy cómodo trabajando en la guerra electrónica”. “Es un poco diferente de las bombas y armas nucleares, que es un campo moralmente complejo para estar en él. Ahora, en lugar de bombardear cosas y tener daños colaterales, puedes reducir realmente las bajas civiles, lo que es una victoria para todos”.

Se trata de una nueva entrega de ‘Vault 7’, una serie de documentos que Wikileaks comenzó a publicar el pasado 7 de marzo y que detalla las actividades de la CIA para llevar a cabo vigilancias masivas a través de dispositivos electrónicos, así como guerras cibernéticas. En ese momento, el fundador del portal de filtraciones alertó de que la agencia de inteligencia estadounidense había “perdido el control de todo su arsenal de armas cibernéticas”, que podrían estar en el mercado negro a disposición de “hackers” de todo el mundo.

“Es el mayor arsenal de virus y troyanos del mundo. Puede atacar la mayoría de los sistemas que utilizan periodistas, gente de los gobiernos y ciudadanos corrientes. No lo protegieron, lo perdieron, y luego trataron de ocultarlo”, lamentó Assange durante una rueda de prensa a través de Internet.

El conjunto de archivos, fechados entre 2013 y 2016, incluyen detalles sobre las prestaciones del programa encubierto de ‘hacking’ (ataque cibernético) de la CIA, como la capacidad de comprometer televisores y teléfonos inteligentes, así como los sistemas operativos de Windows, macOS y Linux.